La munición “menos letal” fue directo al torso del varón.

California, Estados Unidos.- Un policía del condado de Orange mató de un tiro a un hombre poco después de evitar que se quitara la vida.

Esto, luego de que los agentes comprobaran que la furgoneta en la que viajaba Michael Anthony Perez, era robada.

Cuando el hombre se estacionó en un centro comercial, intentaron que descendiera, pero permaneció encerrado, abrió una lata de gasolina, derramó parte de su contenido en un trapo y encendió un cigarrillo.

Ya con los bomberos en el lugar, la policía rompió los vidrios del vehículo y con una manguera soltó agua a presión evitando un incendio y obligó a Michael a salir.

El suicida salió armado con un cuchillo, lo que desató que la munición de los agentes, catalogada como “menos letal”, llegara hasta su torso y falleciera posteriormente en el hospital.

Un fiscal del distrito investiga el caso y el sargento Rob Thorsen, responsable de la muerte de Michael, asegura que este tenía “un amplio historial criminal”.

Fuente: www.sdpnoticias.com

Comentarios

comments