Una chimpancé fue captada limpiando el cadáver de su hijo adoptivo; sería el segundo animal sobre la tierra en llevar a cabo este tipo de costumbre junto a los seres humanos.

La chimpancé Noel, que vive en el Refugio de Vida Salvaje de Chimfunshi, en Zambia, fue captada limpiando la boca de otro animal de la misma especie al que había adoptado, lo que podría tratarse de una “limpieza funeraria”, actividad presente únicamente en los seres humanos.

De acuerdo al Doctor Edwin Van Leeuwen, científico de la Universidad de St. Andrews a cargo de la investigación, la chimpancé se acercó al cuerpo y seleccionó un trozo de pasto endurecido, puso el pasto en su boca y abrió la de el chimpancé fallecido con sus dos manos.

Posteriormente, la chimpancé inspeccionó el área bucal del cuerpo, una actitud jamás vista antes en chimpancés u otra especie no perteneciente a los seres humanos.

En la opinión de los investigadores, Noel podría haber intentado comprender porque murió su hijo adoptivo.

Pese a este descubrimiento, otros investigadores, como Thibaud Gruber de la Universidad de Ginebra, señalaron que hay que mostrarse con cautela, ya que estos animales podrían tener un conocimiento limitado del concepto de la muerte.

Comentarios

comments