Otro caso en el que el cazador resultó cazado.

Si te dijéramos que un delfín murió por asfixia mientras nadaba en el mar, parecería irónico, pero es verdad. Los ciudadanos de un puerto en Australia Occidental encontraron el cuerpo sin vida de un delfín “nariz de botella”, después de que el osado mamífero intentara engullir por sí solo un enorme pulpo maorí de 2,1 Kg. Parece que todo ocurrió por un pequeño error de cálculo.

Megan Franklin

Según la explicación de los científicos, los delfines a menudo tratan de desgarrar sus presas para ingerirlas en pedazos más pequeños con el conocido truco de “sacudir y tirar”, que parece funcionar muy bien, en especial con los moluscos de ocho patas.

John Symons

Claramente el mamífero intentó hacer lo mismo, pero al menos por esta vez, el pulpo fue más rápido.

World News&EveryThing AbouT Life

“Asumimos que esta vez, simplemente no se rompió”.

-dijo Nahid Stephens, de la Universidad de Murdoch a New Scientist.-

Al abrir el cuerpo del delfín, los habitantes hallaron las ventosas de los tentáculos, en la garganta del cetáceo.

Uno de los tentáculos había llegado hasta el esófago, los otros siete, se aferraron contundentemente a la garganta, provocando la muerte por asfixia.

“Al lanzar el pulpo a través del agua, los delfines evitan dejar que el pulpo se adhiera a sus cuerpos”.

-dijeron Kate Sprogis y David Hocking, adjuntos a la investigación de la Universidad de Murdoch, en un reciente aporte a la revista Marine Mammal Science.-

“Un pulpo grande puede ser una presa de alto riesgo para los depredadores. Especialmente para los mamíferos marinos, como los delfines, que no tienen manos para ayudarles a mantener el control de esta presa con ocho brazos”.

-agregaron.-

Aunque suene aterrador, las muertes por asfixia en el intento de cazar pulpos son más comunes de lo que parece. 🙁

Fuente:http://www.upsocl.com

Comentarios

comments