in

Monstruos bajo la sotana: 'obscuros secretos' del clero en Guerrero

A Solo Chilpo llega esta DENUNCIA CIUDADANA, nos pide sea anónima dado el delicado tema que trata:

¿Creer en alguna iglesia? Si alguien me lo hubiese preguntado hace algunos años, defendería a capa y espada mis convicciones. Ahora sé que portar una sotana, no garantiza que la persona que la use sea integra, sea una buena persona, como inocentemente me enseñaron de chiquito.

Casos como el de Marcial Maciel Degollado o Eduardo Córdova Bautista, quien incluso, gozó de la protección de la Arquidiócesis de San Luis Potosí luego de tener registro de 100 casos de pederastia en los que en los que estaba involucrado el ahora ex –sacerdote.

Y es que la cúpula católica lejos de castigar estos aberrantes crímenes contra menores, los oculta, los esconde. ¡Pero no es así de fácil!, son vidas humanas las que se destruyen, son las víctimas quienes día a día tienen que vivir, muchas veces silenciosamente, con el recuerdo de las atrocidades vividas o en su caso vistas.

No vamos lejos, nuestro Obispo de la Diócesis Chilpancingo Chilapa, Monseñor Salvador Rangel Mendoza oriundo de Michoacán, llegó a la capital en 2015 proveniente de Huejutla, Hidalgo con un historial para nada limpio. En esa ciudad, se le acusó de haber cubierto durante años al cura Reynaldo Chávez López, quien violó y embarazó a una joven de 14 años, delito por el cual se encuentra preso en el penal de La Lima, en Jaltocan.

Pero antes de que el cura fuese apresado, Rangel Mendoza, pese a conocer tan aberrantes actos envió a Reinaldo Chávez a la iglesia de Chichicaxtla en Tlaphuitepa, donde ejerció durante años hasta su detención.

Y señalo las propias palabras del Papa Francisco durante su visita en México, “Un Obispo que cambia a un sacerdote de parroquia cuando se detecta una pederastia es un inconsciente y lo mejor que puede hacer es presentar la renuncia” ¿Entonces, porque no se le ha castigado? Y quiero que sepan que esto no lo he inventado yo, todo esto consta en una averiguación 15/HUE/CAVI/104/2008.

¿Es esta persona, que además es acusado de beneficiarse con recursos del clero, quien dirige nuestra Diócesis? ¿Quién nos enseña a ser rectos ante Dios?

Disculpen ustedes mi enfado, pero me llena de rabia, ver como se aprovechan de nuestra fe. No digo que todo en la iglesia sea malo, seguro que existen personas con verdadera vocación, que siguen el camino recto. Pero… ¡Esa gente que se aprovecha de su posición dentro de la iglesia, es quien me hace enfadar!

Yo fui seminarista, yo quise entregar en algún momento mi vida a Dios a través del sacerdocio. Me interné en un seminario donde vi y presencie verdaderas atrocidades. Sí, imágenes verdaderamente deplorables; chicos (seminaristas) inconscientes de tanto alcohol, vomitando dentro del seminario.

Incluso, una madrugada mientras dormía, un compañero intentó entrar a mi cuarto y entre sueños sentí que tocó mi entrepierna. Me desperté sobresaltado y escuché unos pasos y sonrisa lisonjera de alguien que salía. Sinceramente, pensé que había sido solo un sueño, pero esto me pasó tres noches seguidas, hasta que finalmente el cuarto día me quedé despierto para ver quien entraba a tales horas de la noche. Así es, como identifiqué a la persona que lo hacía, pero al verme despierto, fingió que había entrado para hacer otra cosa. No volvió a pasar.  Pero eso no fue todo, un día me paré en la madrugada al baño un poco adormilado, cuando repentinamente escuché un quejido, caminé despacio y cuál fue mi sorpresa al ver a dos de mis compañeros de seminario tener relaciones sexuales en las regaderas. Traté de alejarme sigilosamente, en completo estado de shock. Yo me sigo preguntando ¿Esos seminaristas serán los sacerdotes del futuro? ¿Serán ellos quienes nos guíen por el camino de Dios? ¿Quiénes lleven Su Palabra las comunidades más lejanas? Me parece infame, yo por mi parte poco a poco me fue desilusionando del clero.

Me tocó ver como los sacerdotes, se encerraban con los seminaristas para beber, fumar…y sinceramente, no quiero imaginarme que más. ¿No eran ellos los encargados de transmitirnos las enseñanzas de Dios, de fomentar nuestra vocación? A cambió de eso ponía gotas, no sé de qué, en el café para minutos después estar totalmente drogado en la silla del escritorio para trabajar por horas.  Donde además el encargado, elegía a favoritos, quienes le caían bien, quienes aceptaban sus caprichos se quedaban, quienes no estaban fuera. Y aquí estoy contándoles esto desde afuera del seminario al que algún día entré lleno de ilusión. ¡Ingenuo de creer que a través de la iglesia podría ayudar a mis semejantes!

En mi desilusión me encontré, también, con personas que me contaron cosas desastrosas, curas que abusaban de las/los creyentes, de los monaguillos, seminaristas; que ocupaban su cargo para obtener dinero y/o propiedades. Esto principalmente, en la sierra, montaña y localidades pobres, donde se aprovechan de su puesto y hacen desmanes, porque están seguros de que nadie hará nada. Allá el clero es una autoridad, nadie dice nada y si saben algo lo callan.

Con esto, no quiero decir que todos los seminarios, que todos los sacerdotes sean así, como repito habrá gente con verdadera vocación que sirva a Dios, sin embargo, por allí andan también individuos que en el sacerdocio, ven poder, autoridad y riqueza fácil, que arrastran a tan noble oficio a la des-calificación social. Y sí, me molestan las personas así, que se aprovechan de la ignorancia o fe de los feligreses que ven en los curas, un ejemplo a seguir. Sobre todo por que abusan de los más susceptibles, a quienes ven como presa fácil para ser víctimas de esos monstruos bajo la sotana.

Foto tomada de Internet.

Enlaces Relacionados

Suscríbete y mantente al día con las últimas novedades de la ciudad.

No te preocupes, no enviaremos spam.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Asesinan a periodista Cecilio Pineda, en Tierra Caliente, Guerrero

EL ABIERTO MEXICANO DE TENIS, UNA PROMOCIÓN HISTÓRICA Y SIN PRECEDENTE PARA ACAPULCO: HÉCTOR ASTUDILLO