in , , , ,

FORO POLITICO.

Por Salomón García Gálvez.

La violencia, los homicidios, las ejecuciones y la crisis de inseguridad que se vive en Guerrero, se generó a partir de que gobiernos emanados del PRD –Zeferino Torreblanca, Ángel Aguirre y Rogelio Ortega- quienes “controlaron” esta entidad.

Al nuevo gobierno que encabeza el priista Héctor Astudillo Flores, ahora le toca la reconstrucción de daños causados por sus antecesores mencionados, quienes con pasividad solo observaron el desbordamiento de la devastadora violencia.

Guerrero vivió diez años con gobiernos del PRD, cuando la entidad casi estaba en manos del crimen organizado, en medio de la pobreza y en ciertos casos hasta miseria en municipios pobres como Metlatònoc y Cochoapa el Grande.

Lo que no se dice es que si en Guerrero ocurren hasta más de dos mil homicidios al año, éstos se originan por la cruenta guerra entre cárteles del narcotráfico, quienes pelean palmo a palmo territorios para el trasiego de estupefacientes.

A 48 horas para que el Héctor Astudillo Flores cumpla un año como gobernador de Guerrero,  en la zona de la montaña hay menos pobreza, la talla de los niños creció por la existencia de comedores donde se alimentan y nutren.

Los adultos mayores, estudiantes y madres solteras, reciben apoyos en efectivo, y la mayoría viven con piso de cemento y techos de lámina. Nadie muere de hambre. Los campesinos, no solo de la montaña, sino de otros municipios, ya no quieren sembrar maíz, sino enervantes, porque el narco les paga más.

El slogan de campaña de Astudillo Flores –Orden y Paz- no ha podido cumplirse a cabalidad pese al amplio respaldo de la federación.

Existen muchos pendientes por resolver: los asesinatos del diputado local Armando Chavarría y del diputado federal Moisés Villanueva, ocurridos durante gobiernos perredistas de Zeferino Torreblanca y Ángel Aguirre. ¿Un gobernador priista los esclarecerá?

Sectores radicales no estarán de acuerdo, pero a un año de haber arribado al Poder Ejecutivo Astudillo Flores, su gobierno no reprime, no persigue ni encarcela. El actual gobierno no tiene presos políticos en las cárceles por sus ideas.

Sin embargo, “organizaciones sociales” le exigen a Astudillo Flores que les otorgue amnistía a quienes llaman “presos políticos de conciencia”.

La Fiscalía General del Estado, esclareció el asesinato de dos normalistas de Ayotzinapa que fueron ultimados por asaltantes; el gobierno astudillista gestionó la libertad de la ex Comandanta, Nestora Salgado García.

En medio de cierta crisis de inseguridad con espiral de violencia, hay desconfianza hacia ciertas autoridades por la impunidad que se enseñorea; existe la esperanza de que en un plazo indeterminado el orden y la paz sean una realidad al final del túnel.

Es posible que Astudillo Flores desea imprimir su propio sello al gobierno que encabeza; o más bien podría ser uno con  mezcla entre los que encabezaron sus antecesores, Alejandro Cervantes Delgado y José Francisco Ruiz Massieu. Veremos…

MOJICA: DOS AÑOS EN FRÍA BANCA.

A muchos perredistas, como a los drogadictos, diez años en el poder les creó mucha adicción.

Es la impresión que ahora da la señora Beatriz Mojica, quien no solo vino a Guerrero a “reprobar” al gobernador Héctor Astudillo, sino casi le reclama al mandatario que les de trabajo a militantes del sol azteca quienes desde hace dos años se encuentran desempleados.

Mojica, ex candidata perdedora a gobernadora, reapareció en medios lanzando críticas al gobierno astudillista, el cual, dice, “no tiene control del estado, va a la deriva, rebasa los dos mil 500 muertos al año y está inmerso en la violencia”.

Beatriz, perteneció al gobierno de Ángel Aguirre Rivero, cuando ocurrieron los hechos de Iguala, donde seis personas fueron asesinadas y 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos.

Mojica, nunca protestó por esos horrendos hechos, tampoco criticó ni condenó al gobierno de su ex jefe Aguirre Rivero ni del ex alcalde de Iguala, José Luis Abarca; menos acompaña a los padres de los 43 normalistas desaparecidos.

La ex candidata a gobernadora Mojica Morga, por consigna de sus jefes -hampones de cuello blanco, Los Chuchos-, vino a Guerrero para ver qué provecho puede sacarle al gobernador Astudillo Flores, quien ahora es presionado no solo por agrupaciones policiacas rurales, sino por “lucradores sociales”, en la víspera de rendir su primer informe de labores…

Fuente: Salomón García Gálvez.

Enlaces Relacionados

Suscríbete y mantente al día con las últimas novedades de la ciudad.

No te preocupes, no enviaremos spam.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Se suicida con escopeta en la comunidad de Atliaca

12 Mujeres en conflicto presenta conferencia de prensa en Sentimientos de la Nación