Dos mujeres de 22 y 44 años recurrieron al médico oftalmológico, quejándose de una pérdida temporal de la visión. Esta enfermedad, de veras, desconcertó un poco al médico. Uno de los ojos dejaba de ver durante 15 minutos y luego volvía a ver.

Con los mismos síntomas comenzaron a llegar cada vez más personas, los médicos comenzaron a alarmarse en un intento de identificar las causas. Los pacientes pasaron numerosas pruebas, incluyendo TRM(Tomografía por resonancia magnética), ecografía del corazón y otras pruebas, pero la respuesta era negativa. Luego empezaron a averiguar qué tipo de estilo de vida tenía cada una de las víctimas, y al final encontraron lo que unía a todas estas personas.

 

¡Resulta que todos ellos tenían la costumbre de utilizar los teléfonos inteligentes por la noche! Y aunque en un principio ellos se enfrentaron solamente una ceguera temporal, los médicos descubrieron que tienen un alto porcentaje de riesgo de ceguera irreversible. Más tarde, en la Universidad de Harvard se llevó a cabo otra investigación que sólo confirmó la hipótesis. ¡Además, el parpadeo y la luz de la pantalla del teléfono eran una premisa previa para el desarrollo de la obesidad, la diabetes, enfermedades del corazón e incluso el cáncer!

Comentarios

comments